En la actualidad, no existe un consenso definitivo sobre el término “innovación social“. En este artículo nos adentraremos en el mundo de la innovación social, se describirán las características propias de la innovación social, e intentaremos extraer algunas conclusiones de la Guía de la Innovación Social para la UE.

Este artículo forma parte del programa del Máster en Innovación y Desarrollo de Proyectos de Negocio de Florida Universitària.

Introducción a la innovación social

Innovar socialmente es mucho más que trabajar con personas y tecnología. La innovación social reúne numerosas aplicaciones que hacen de este proceso una importante piedra angular en un momento en el que la sociedad necesita de nuevos enfoques y caminos para hacer frente a los actuales retos sociales.

Según el Consejo Global sobre Innovación Social del World Economic Forum:

Innovación social es la aplicación de enfoques novedosos, prácticos, sostenibles y de mercado que logran cambios sociales o medioambientales positivos con énfasis en las poblaciones más necesitadas.

Por su parte Alma Natura (2016) define la innovación social como:

El proceso de diseñar, desarrollar y hacer crecer nuevas ideas que tienen como objetivo cubrir necesidades sociales.

A pesar de la dificultad de encontrar una definición de consenso, la innovación social puede ser definida como:

El desarrollo e implementación de nuevas ideas (productos, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades sociales, crear nuevas relaciones sociales y ofrecer mejores resultados.

Sirve de respuesta a las demandas sociales que afectan al proceso de interacción social, dirigiéndose a mejorar el bienestar humano.

Las Innovaciones sociales son aquellas que no sólo son buenas para la sociedad sino que mejoran la capacidad de actuación de las personas.

Se basan en:

  • La creatividad de los ciudadanos
  • Las organizaciones de la sociedad civil
  • Las comunidades locales
  • Las empresas.

Son una oportunidad tanto para el sector público como para los mercados, de modo que los productos y servicios satisfacen las aspiraciones individuales y colectivas.

La innovación social está presente en toda una serie de iniciativas políticas de la Comisión Europea: la plataforma europea contra la pobreza y la exclusión social, la Unión por la Innovación, la Iniciativa de Empresa Social, el empleo y los paquetes de inversión social, la Agenda Digital, la nueva política industrial, la Asociación para la Innovación del Envejecimiento Activo y Saludable, y la política de cohesión.

Características de la innovación social

A continuación expondremos algunas de las características propias de la innovación social.

Los beneficiarios de cada acción son al mismo tiempo actores de su propio desarrollo

Cuando los protagonistas basan la experiencia de la acción en su propio desarrollo, la innovación cobra sentido.

Acciones que salen de ellos mismos para ellos mismos son una de las fases que más suele valorarse y es valorada por los participantes en los procesos de innovación.

Dejar de “ofrecer pescado para enseñar a pescar” es una forma de entender como la innovación vértebra los territorios.

Cuando las personas son conscientes de su propio desarrollo el interés aumenta siempre y cuando los canales de facilitación estén bien establecidos y guiados.

La innovación social ha superado la fase de experimentación

Debe haber generado sus primeras experiencias proyectuales y los resultados son patentes: han transformado sus respectivos entornos.

 La innovación social difícilmente se puede reproducir a escala

La innovación social emerge de la necesidad de cambiar un territorio, es territorial por lo que los modelos genéricos de innovación social, son eso, modelos genéricos.

Para transformar una realidad hay que diseñar un proyecto único y específico y aplicarlo.

Por tanto, las experiencias sirven para difundir la esperanza del cambio, pero territorio, cultura y personas son únicas en cada lugar y estas tres variables condicionan cada proyecto.

Enfoques clave

Según la BEPA (Oficina de Asesores de Política Europea) existen tres enfoques clave para la innovación social.

Innovaciones que respondan a las demandas sociales que tradicionalmente no son dirigidas por el mercado

Se dirigen hacia los grupos vulnerables de la sociedad. Se han desarrollado nuevos enfoques para abordar los problemas que afectan a los jóvenes, los inmigrantes, las personas mayores, exclusión social, etc., con el Fondo Social Europeo y iniciativas como PROGRESS.

La perspectiva del reto social

Se centra en innovaciones para la sociedad en su conjunto a través de la integración de lo social, lo económico y lo ambiental. Se puede observar en los programas del FEDER URBAN o en el URBACT.

El cambio de enfoque sistémico

El más ambicioso de los tres y hasta cierto punto que abarca los otros dos, se logra a través de un proceso de desarrollo organizativo cambios en las relaciones entre las instituciones y las partes interesadas.

Muchos enfoques de la UE concluyen que las “partes interesadas” están tratando de avanzar en esta dirección, como el programa EQUAL y LEADER.

En suma, los enfoques de la innovación social se corresponden con el Manual de Oslo, pero cuyo objetivo principal es crear un cambio social.

Al igual que no todas las empresas son empresas sociales, no todas las innovaciones son innovaciones sociales.

En comparación con las innovaciones principales, las “innovaciones sociales” son impulsadas fundamentalmente por una motivación extra: una misión social, y crear valor compartido necesariamente económico y social.

Muchas innovaciones sociales tienen que ver con la innovación de servicios.

Esto incluye la innovación en los servicios y en productos de servicios. Es decir, formas nuevas o mejoradas de diseño y producción de servicios y la innovación en las empresas de servicios, organizaciones e industrias, innovaciones organizativas y de gestión de procesos de innovación.

El Diseño Social también se usa como un término para describir los enfoques particulares de la innovación social. Estando destinado a capacitar a las personas a nivel local para inventar, conjuntamente, soluciones al desarrollo económico y a los problemas sociales.

Contribuye a ofrecer nuevos valores para guiar las acciones de las AAPP a través del trabajo en colaboración, experimentación y creación de prototipos.

Las prácticas de innovación social tienden a ser más flexibles, involucrar a más personas, ofreciendo más técnicas de animación encontrando nuevas formas de participación de los usuarios y ciudadanos y fomentando el pensamiento crítico.

Recurren a los métodos basados en la evidencia y con frecuencia utilizan técnicas como la evaluación comparativa para identificar las buenas prácticas en los ámbitos específicos.

Trayendo a la comunidad al proceso de diseño de las poblaciones

Cuando se le pidió que construyera viviendas para 100 familias en Chile hace diez años, Alejandro Aravena buscó una inspiración inusual. La sabiduría de las favelas y los barrios marginales.

En lugar de construir un gran edificio con pequeñas viviendas, construyó casas flexibles que cada familia podría ampliar. Era un problema complejo, pero con una solución simple, una que le llegó al trabajar con las propias familias.

El futuro local es sostenible

En esta charla de TEDxMidwest, Majora Carter nos trae las historias de tres personas que están salvando sus propias comunidades mientras salvan al planeta.

¡Quiero saber más!

Este artículo forma parte del contenido que se imparte en el MIDPN

Si quieres saber más sobre el Máster en Innovación y Desarrollo de Proyectos de negocio, estaremos encantados de mostrarte cómo puede ayudarte a lograr tus metas profesionales.
¡Quiero saber más!