El Design Thinking es una poderosa herramienta visual que, aplicada de la manera conveniente, puede hacer que alcancemos nuestros objetivos de una manera eficaz y minimizando los riesgos a través de la innovación.

Qué es Design Thinking

Design Thinking es una metodología utilizada por los diseñadores para resolver problemas complejos y encontrar soluciones deseables para los clientes.

Es muy importante destacar que en esta metodología, el cliente o usuario es el centro de todo.

Una mentalidad de diseño no está orientada al problema, está orientada a encontrar soluciones que buscan llegar a un punto futuro en el que el cliente o usuario está satisfecho.

El pensamiento de diseño se basa en la lógica, imaginación, intuición y razonamiento sistémico, para explorar posibilidades de lo que podría ser y para crear los resultados deseados que benefician al usuario final. En palabras del propio Tim Brown:

“Design Thinking puede describirse como una disciplina que utiliza la empatía del diseñador y métodos tecnológicamente viables para satisfacer las necesidades de la gente y lo que puedan convertirse en una estrategia de negocio viable aportando el máximo valor para el cliente.”

Cómo surgió Design Thinking

El término Design Thinking se ha popularizado en los últimos años gracias a la consultora Ideo, que se ha convertido en su principal referente. Se trata de un enfoque exploratorio y dinámico para la resolución de problemas, que supone aplicar los procesos de pensamiento del diseño (la forma en que los diseñadores abordan y resuelven problemas) a otras disciplinas.

Aunque la aplicación del pensamiento de diseño lleva trabajándose en Stanford desde hace décadas, David Kelley, fundador de IDEO, lo definió por primera vez en 1991. Su contextualización en el ámbito empresarial se debe a Tim Brown, actual CEO de IDEO, que en su artículo en Harvard Business Review de junio de 2008 lo describió como:

“Una disciplina que utiliza la sensibilidad y metodologías de los diseñadores para resolver problemas de las personas”

Es básicamente un proceso de innovación y co-creación centrado en las personas, que persigue identificar necesidades reales no cubiertas y crear nuevas soluciones que generen valor a todos los actores implicados. En ese sentido, ya que identifica problemas y necesidades no cubiertas, es un método idóneo para hacer emerger oportunidades para innovar, creando productos y servicios que resuelvan esas necesidades.

Como cualquier metodología, no es la panacea ni la solución a todos los problemas, pero sí ofrece una perspectiva distinta de los procesos de innovación, y es especialmente útil cuando nos encontramos ante problemas nuevos y complejos, en los que apenas existe información o la existente es muy difusa y ambigua.

Design thinking pannel

Quiénes utilizan Design Thinking

Empresas como Apple, Google o Zara lo utilizan. Al ser un enorme generador de innovación, se puede aplicar a cualquier campo. Desde el desarrollo de productos o servicios hasta la mejora de procesos o la definición de modelos de negocio. Su aplicabilidad tiene como límites nuestra propia imaginación

El proceso de Design Thinking

Design Thinking proceso

Design Thinking viene definido por el diagrama de proceso anterior que consta de varias fases, y por una serie de características y valores que han de darse para que se desarrolle de forma adecuada:

  • Es un proceso centrado en las personas
  • Empático
  • Enfatiza la observación, la colaboración y la reflexión
  • Orientado a la acción (pretende gestionar el riesgo a través de la acción, en vez de hacerlo a través del análisis)
  • Acepta la ambigüedad y la incertidumbre
  • Promueve el aprendizaje rápido a través de visualización, prototipado y testeo

Design Thinking, como ahora veremos, es un marco metodológico en el que está más o menos claro cuál es el inicio y qué deberíamos haber generado al final (una solución o idea que resuelva un problema o necesidad), pero que es totalmente flexible y adaptativo, y es cada uno de nosotros quien debe decidir qué hay en el modelo que nos resulta útil en cada momento, y cómo queremos utilizarlo.

El propio Tim Brown lo describió como un proceso:

  • No lineal
  • Abierto
  • Iterativo
  • Colaborativo
  • Caótico (a primera vista)

A continuación, se describen las distintas fases del proceso, así como algunas de las
herramientas y métodos a utilizar.

Conclusiones

En realidad, Design Thinking se puede comenzar por cualquier fase del diagrama, solo se muestra en este orden porque es una buena forma de describirlo, pero no porque se trate de una secuencia ordenada de pasos que hay que seguir de forma secuencial.

Es importante aclarar que Design Thinking es un modelo útil para abordar problemas complejos a los que se enfrentan las organizaciones hoy en día, y puede utilizarse, tanto el proceso como las herramientas, en el marco del sistema de innovación de una empresa, pero por sí mismo no constituye un proceso o modelo de gestión de la innovación.

Lecturas recomendadas para conocer mejor la metodología Design Thinking

A continuación se exponen una serie de lecturas recomendadas por la Universidad de Standford en su página web para poder profundizar mejor en la metodología Design Thinking.

Citándoles a ellos mismos:

La mejor manera de aprender a utilizar Design Thinking es aplicarlo, pero sería contraproducente si no señalamos algunos de los libros que ayudan a contextualizarlo. Si quieres profundizar en tus procesos de Design Thinking y su aplicación, aquí tienes una lista de libros para que lo consigas.

Proceso de innovación

Diseño en la empresa

Gestión de la innovación

Empatía

Síntesis

Sketching

Espacio de trabajo

Diseño en la educación

El diseño como un hábito

¡Quiero saber más!

Este artículo forma parte del contenido que se imparte en el MIDPN

Si quieres saber más sobre el Máster en Innovación y Desarrollo de Proyectos de negocio, estaremos encantados de mostrarte cómo puede ayudarte a lograr tus metas profesionales.
¡Quiero saber más!